Restaurante

En el antiguo y amplio salón del primer piso del VHO se aloja el restaurante. A primera hora del día se cuela la inmensa luz por sus ventanas y se abre paso el desayuno. Durante las noches, armónicas y sobrias, la propuesta gastronómica sorprende con productos frescos de la zona y una cuidada elaboración hecha en casa.

Bar

Distinguido y gentil, el bar es uno de los lugares privilegiados del hotel. Elegido como punto de encuentro o simplemente para vivir la calma del final del día, el bar invita a tomar una copa, sentarse a leer un libro con una suave música de fondo o disfrutar de un evento más chispeante. Es también el escenario para charlas, talleres y conciertos que se desarrollan en el hotel.


Pileta

Una cuidadosa tarea de restauración y reciclaje ha transformado el pozo del viejo molino en una magnífica pileta climatizada, ubicada en un entorno natural con una higuera centenaria comandando el paisaje. La pileta tiene dos sectores: uno más profundo para nadar, y otro apto para los juegos de los niños. Cuenta con servicio permanente de guardavidas.

En el bar de la pileta, antigua panadería con horno a leña (conservado) que proveía a toda la zona en tiempos de su fundación, se sirven bebidas y bocadillos durante todo el día.

Recreación

El VHO tiene un espacio dedicado a los chicos. Personal especializado se ocupa todas las tardes de proponer actividades recreativas y artísticas para que chicos de distintas edades se encuentren y disfruten. En su salón, cercano a la pileta, tienen todo lo necesario para divertirse en un ámbito seguro y relajado. Las actividades promueven juegos compartidos y despliegue de creatividad.


Biblioteca y microcine

Los libros están en el corazón del VHO porque una buena historia puede ser la mejor compañía para los momentos de ocio. El hotel, al igual que muchos hoteles literarios, cuenta con una biblioteca variada con cientos de títulos seleccionados, de ficción y no ficción, a disposición de los huéspedes. Desde la mítica colección Robin Hood, pasando por relatos de ciencia ficción de Bradbury, hasta los clásicos y contemporáneos de la literatura argentina y extranjera.

El hotel también tiene una sala de microcine, con butacas como en los cines de antaño y un amplio catálogo de lo mejor del cine nacional y extranjero.

Actividades culturales

El hotel tiene una vida cultural intensa y diversa. Cada temporada ofrece talleres que pueden abarcar temas de filosofía, yoga, cine, literatura, manualidades, dibujo, fotografía o avistaje de estrellas.

El VHO ha sido en varias ocasiones sede de residencias de artistas y encuentros de escritores.

Son célebres las mágicas proyecciones de cine en la playa, originales del VHO, que se realizan desde hace más de 10 años con la pantalla situada en la línea del horizonte, una excusa más para combinar el mar, los amigos y el arte.